TODO LO QUE QUIERES SABER SOBRE EL AUMENTO DE PECHO

15.04.2020

La intervención de aumento de pecho ocupa el primer puesto en el ranking de cirugía plástica y estética en el mundo, según el reciente informe de la ISAPS (International Society of Aesthetic Plastic Surgery) supone el 15,8 % de todas las intervenciones de cirugía plástica.

 

En España, la mamoplastia también es la intervención de cirugía estética más solicitada. Esta intervención ha dejado de ser algo excepcional y, actualmente, tener el pecho en armonía con la complexión física, con apariencia atractiva, ha dejado de ser un lujo al alcance de minorías, la información, opciones de financiación y los deseos de verse mejor se imponen en la sociedad.

 

Se trata de una cirugía muy segura y con excelentes resultados.

Esta intervención, como cualquier operación, lleva un proceso que podemos estructurar en varias fases: Información, preoperatorio, intervención, recuperación, evolución y resultados.

 

 

 

 

 

1. Información sobre aumento de pecho:

 

Es el primer paso, normalmente las pacientes antes de pedir cita en la consulta del cirujano plástico buscan información en diferentes fuentes: internet, entorno social, medios gráficos.

 

Mucho hemos mejorado en este aspecto, ya que existe una aceptación social de este tipo de intervenciones que en otras épocas no se daba. Hace 30 años se operaban pocas mujeres y las que se operaban no lo contaban. Actualmente aumentar el volúmen del pecho es algo mucho más habitual y se habla abiertamente de ello, no se trata de ocultar, es más, incluso se produce el fenómeno contrario, se muestra en publicidad, redes sociales, etc.

 

Las búsquedas en internet sobre aumento de pecho, aumento mamario, prótesis mamarias, etc, suponen el mayor porcentaje de información para estas potenciales pacientes.

 

Pero ¿es realmente fiable todo lo que se publica en la red?

 

Existen sociedades científicas, profesionales como la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) o la AECEP (Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica) que ofrecen información de calidad sobre cirugía estética y cirugía plástica, y sobre los cirujanos con formación certificada , expertos en estas intervenciones.

 

La mejor forma de informarse es siempre la consulta del cirujano plástico y la primera recomendación es consultar con varios especialistas para poder contrastar esta información y decidir qué cirujano plástico le merece su confianza. La cirugía estética es una especialidad quirúrgica donde cobra especial importancia la comunicación médico - pacientes , y es vital poder contar tranquilamente qué se busca, cómo quiere la paciente modificar su pecho, etc, así como transmitir por parte del cirujano cómo pueden o no cumplirse sus expectativas, resolver sus dudas, dar la seguridad de que le va a acompañar en este proceso de aumento mamario.

 

 

2. Preoperatorio

 

En esta etapa del proceso de aumento de pecho, se realizan las pruebas de laboratorio y estudios previos que sean necesarios para la intervención. 
 El estudio preoperatorio incluye siempre una analítica para comprobar con certeza que la paciente puede afrontar esta cirugía con garantía, sin riesgo. Pueden ser necesarias otras pruebas más específicas en función del historial médico de la paciente, pruebas como electrocardiograma, ecografía mamaria, mamografía, perfil hormonal, etc. Las pruebas deben ser valoradas por el cirujano plástico y por el anestesiólogo, ambos especialistas trabajan conjuntamente en esta etapa del proceso. 

 

Importante mencionar el papel del especialista en anestesiología y reanimación. El desempeño del anestesista, miembro del equipo quirúrgico, es clave en el éxito de cualquier cirugía, y también en las mamoplastias. La consulta de pre-anestesia permite conocer y valorar este punto, paciente y anestesista mantienen una entrevista donde se explica cómo va a realizarse. Las preguntas habituales como: ¿voy a sentir algo?  ¿cómo me voy a despertar?, que las pacientes plantean al anestesista deben tener cumplida respuesta.

 

El tiempo que transcurre entre la decisión de realizar la intervención y el día de la operación es para la paciente la etapa donde surgen todo tipo de dudas, miedos, ansiedades, preocupación, entre otras. Es habitual que las pacientes consulten con el cirujano todo tipo de cuestiones relativas al resultado final, la recuperación, las actividades que va a poder realizar, la talla del sujetador e incluso alguna paciente, ante tal avalancha emocional, se replantea su decisión llegando a aplazar o suspender la intervención. El cirujano plástico acompaña a la paciente dando respuestas a las cuestiones que su paciente le plantea.

 

 

3. Intervención para la mamoplastia de aumento. 

 

El día de la intervención muchas de las pacientes lo viven como el momento de llegar a conseguir su objetivo esperado durante tanto tiempo. La mamoplastia de aumento o aumento de pecho es una intervención muy protocolizada y segura, dura aproximadamente 1 hora y se realiza generalmente bajo anestesia general.  

 

Aunque existen diferentes técnicas, la más habitual en nuestro medio se realiza mediante el implante de prótesis mamarias. Las prótesis pueden ser según su forma: 

 

-    Prótesis Anatómicas
-    Prótesis Redondas
-    Prótesis Ergonómicas

 

Los implantes mamarios están sujetos a una normativa sanitaria muy rigurosa, se someten a controles de resistencia - biocompatibilidad exhaustivos y los laboratorios ofrecen garantía de su calidad.
Los implantes pueden colocarse por diferentes incisiones. Las más frecuentes son: 

 

-    Incisiones vía submamaria
-    Incisiones vía periareolar 
-    Incisiones vía axilar

 

La elección de una u otra vía dependerá de varios factores: 

 

-    Preferencia de la paciente
-    Características clínicas – anatómicas
-    Decisión del cirujano plástico 

 

La cicatriz en el aumento de pecho, suele ser mínima y se “esconde” estratégicamente en estos lugares menos visibles.

 

Otras técnicas que también se aplican en determinados casos son la lipotransferencia o lipofilling basadas en la infiltración de grasa autóloga: grasa de la propia paciente extraída mediante liposucción o lipoaspiración, que tras un procesado de la misma (centrifugación, decantación, entre otros), se utiliza para aumentar el volumen de pecho.

 

Estas técnicas de lipoimplante - lipofilling, pueden indicarse como único método de aumento de pecho, o combinado con los implantes protésicos para corregir defectos de contorno o rellenar en una determinada zona del escote, o del polo inferior del pecho, generalmente.

 

El aumento de pecho con grasa propia permite conseguir aumentos discretos de volumen, y la consistencia del tejido es más blando que la que proporciona el implante mamario. Se puede conseguir aumentar una talla de copa, y el comportamiento a largo plazo es como el de la grasa de cualquier otra localización.
 

 

 

 

4. Recuperación después de la mamoplastia. 

 

Este punto preocupa siempre a las pacientes, porque normalmente continúan con su vida laboral, social y familiar casi de inmediato y necesitan saber exactamente cuánto tiempo de reposo es el necesario para ello. 

 

Otros temas como el dolor, la higiene personal, la posición para dormir, qué ropa pueden llevar, entre otros, son consulta habitual en la paciente que se somete a un aumento de pecho.

 

Como norma general, tras la intervención, los primeros días la paciente debe o es recomendable:

 

-    Tomar analgésicos para evitar el dolor 
-    Evitar movimientos extremos de los brazos 
-    Evitar dormir lateralmente o en prono 
-    Esperar aproximadamente 3 semanas para hacer todas las actividades que la paciente hiciera habitualmente antes de operarse.

 

Hacer deporte, especialmente ejercicios de musculación, requiere un plazo mayor de recuperación, hay que esperar a que el músculo pectoral se recupere tras la distensión que supone colocar un implante debajo de sus fibras, se recomienda esperar aproximadamente 3 meses para realizar estas rutinas de aparatos para pectoral.

 

 


 

5. Evolución de la intervención de aumento de pecho 

 

La evolución postoperatoria tras un aumento de pecho pasa por varias fases de progresión:

 

a. Postoperatorio inmediato: 
Dura aproximadamente 1 semana. En este tiempo la paciente suele llevar un vendaje y el pecho está inflamado, no muestra el contorno normal, puede verse elevado, con los pezones inflamados. Es importante informar a la paciente de que “este no es el resultado final”. Normalmente la paciente debe usar un sujetador especial tras retirar el vendaje postquirúrgico, y en ocasiones también una banda elástica torácica que permite posicionar adecuadamente el pecho.

 

b. Postoperatorio medio:
Puede considerarse hasta los 3 – 4 meses (dependiendo de cada paciente). En esta fase los implantes se van adaptando, se “asientan”, la inflamación desaparece, la cicatriz mejora, el pecho se palpa más blando y va adquiriendo “naturalidad”. Pueden notarse algunas molestias esporádicamente, que se resuelven por sí mismas evitando el ejercicio que las ha desencadenado.

 

c. Postoperatorio tardío: 
De los 4 meses hasta el año, en estos meses el resultado final se impone y la paciente “olvida” que se ha operado, integra la forma de su pecho como “suya” en su esquema corporal.

 

Estos plazos son referencias genéricas, cada paciente necesita su tiempo, algunas pacientes reanudan su trabajo “de oficina” en unos pocos días, otras requieren reposo laboral por más tiempo si en su actividad laboral realizan esfuerzo o cargan pesos, en la evolución clínica no hay normas fijas.

 

 


 

6.    Resultados finales del aumento de pecho


El aumento de pecho es posiblemente la intervención más satisfactoria para las pacientes y para el cirujano plástico. Actualmente las pacientes hablan abiertamente de su operación y nos cuentan en consulta como ha cambiado su actitud ante muchas situaciones. 

 

La cirugía mamaria incluye infinidad de puntos de partida. Cada paciente es diferente y también las técnicas quirúrgicas. Así como los resultados dependen de muchos factores (el punto de partida, la anatomía, la paciente), sería un error entender la operación de aumento de pecho como “un producto”, algo que podemos “comprar” mostrando una foto del resultado esperado. Mostrar fotografías del resultado esperado puede ser útil para la paciente y para el cirujano como orientación, para conocer las preferencias de la paciente, en ningún caso puede asegurarse un resultado idéntico a una fotografía de otra persona, porque las características anatómicas, fisiológicas y personales de cada mujer son únicas

 

Hay diversidad de casos y cada mujer valora su aumento de pecho desde su perspectiva. Algunas cuentan cómo la intervención les ha devuelto su confianza tras recuperar la forma del pecho que tenían antes de haber tenido a sus hijos, otras han dejado atrás complejos de adolescencia por deformidad mamaria… Existen tantas historias como personas, pero gran parte de esas historias comparten las ganas de verse mejor o de tener un pecho en armonía con nuestro cuerpo. Si estás pensando en realizarte un aumento de pecho, consulta con un especialista cirujano plástico de experiencia. En nuestra clínica, Dra. Elvira Elena Sorando , somos especialistas en cirugía mamaria y aumento de pecho. 

 

 

 

 

Please reload

Posts Destacados

¿De qué se operan los hombres?

29/01/2020

1/10
Please reload

Posts Recientes
Please reload